23.10.15

Amante mío, estoy desnuda, más fresca que el agua azul para tu noche de amor. Cada extremo de mi boca, cada esquina de mis miembros se apresuran como ágiles peces hacia tus tibias aguas. Amante mío, yo deseo la mordedura de tus dientes y me encamino temblorosa hacia cada uno de tus dedos, me detengo a mirar tu cuerpo a través de oscura cerradura e incontenible deseo se posa en mis húmedos senos. Por tí se escapa la sequedad de mi boca, mi mirada de brújula perdida en tus rincones, floto voluptuosa en tus profundas aguas y me abro como flor nocturna a tu plácida noche. Mi cuerpo, fiesta fértil y lasciva. Paséeme solitaria, desnuda ante tu noche, siémbrame semillas olorosas a sal. Mírame desnuda con la hermosa sospecha que mi vientre será fértil a tu salada lluvia. Mi caverna, tibia y silenciosa, guarida perfecta de tu solitario cuerpo, Mi boca es suave entre tus dientes, mi lengua, pájaro que anida en tu boca. Por mi carne fluye sudor de hierro y me prendo como alga marina a tu confuso mar. Soy la obra inconclusa con infinitas posibilidades para un final. Me entrego fácil a tus brazos, con el misterioso encanto de un ritual.